TÉCNICAS UTILIZADAS EN TERAPIA GESTALT




Transcripción Digital con fines exclusivamente didácticos.



TEMA 2.0. obtenido de:
CASTANEDO Secadas, Celedonio (1983) Terapia Gestalt. Herder: España.






CAPITULO VII

TÉCNICAS UTILIZADAS EN TERAPIA GESTALT


La literatura psicoanalítica es abundante; sin embargo no describe con suficiente claridad la conducta del paciente que se da en el encuentro psicoanalítico. Dicha descripción ayudaría a comprender el encuentro a aquellos que no han participado en el proceso. Quienes hayan leído la obra de Perls et. Al., Gestalt Therapy, habrán podido apreciar que las descripciones guestálticas ofrecidas en esa obra no son más claras para descubrir los procedimientos seguidos en la psicoterapia que las utilizadas por los psicoanalistas al describir los suyos.
Se obtiene una imagen más nítida de la Terapia Gestalt viendo y oyendo una gran cantidad de casetes, video-tapes y filmes realizados por ese fin. Además existen varios artículos, publicados por Perls y sus colaboradores en las instituciones en las que trabajaron, que clarifican la posición gestáltica. (Esalen Institute, Gestalt Institute of Cleveland, Cowichan). La elaboración de los conceptos básicos de la Terapia Gestalt, incluyendo su teoría de la personalidad, la teoría de la psicología y el concepto de la conciencia se encuentran bien ilustrados en otras publicaciones de Perls. Terapia Gestalt (1951) de Perls et. al., contiene una serie de 18 experimentos o vivencias en que el lector puede realizar en su casa y que forman el conjunto de aplicaciones que Perls ponía en su práctica cuando hacía psicoterapia. Sin embargo, estos experimentos crean un enorme puente entre la experiencia del lector y los textos de los autores. Este libro no fue escrito para leerlo sin digerir; Perls disponía una extraña configuración de actitudes técnicas, y teorías que requieren del lector un esfuerzo creativo y persistente para llegar a comprenderlos y asimilarlos. La comunicación escrita de Perls puede hacerse específicamente más difícil para aquellos psicólogos orientados en el análisis de la conducta acostumbrados a especificaciones exactas y precisas de lo que se hace, más aún, el lenguaje de la Terapia Gestalt y la Terapia Conductista es diferente; para comprender la terminología básica de la teoría de Perls se requiere tiempo y deseos de querer “masticar” nuevo material, más de lo exigido generalmente cuando se lee material que corresponde a otro campo de interés de la psicología.
La Terapia Gestalt es practicada de una forma selectiva diferente de acuerdo con la personalidad y necesidades de la terapeuta, de sus pacientes y el lugar donde se aplica. Perls no recomendaba hacer la imitación de su persona al aplicar la psicoterapia. Cada terapeuta tiene que encontrar su propio estilo personal.
Perls reconocía que la relación existente entre la unidad del organismo y el medio ambiente motiva que un cambio en cualquier lugar del campo afecte al cambio total. Por lo tanto, es posible intervenir en muchos puntos y desde muchos ángulos; los resultados inmediatos pueden generalizarse al resto del campo. Algunos cambios necesitan alteraciones del medio, es decir modificaciones en el nivel de soporte que se pide del medio. La intervención de un organismo puede, a menudo, dar resultados excelentes incluso cuando éste ha sido enfrentado únicamente desde un punto de vista unidimensional, por ejemplo enfocando la conciencia sensorial, aunque le mismo Perls defendía un enfoque de variables múltiples como el único camino para que los pacientes se moviesen más allá del cul de soc en que se encontraban. El terapeuta Gestalt utiliza como técnicas varios aspectos de la situación del aquí y el ahora que le sirven para crear oportunidades de crecimiento, realizar encuentros, vivenciar experimentos, hacer observaciones fenomenológicas, tomar contacto y llegar al continuo de la conciencia sensorial.
Para Perls el modelo experimental que sirve a la teoría Gestalt se caracteriza así:

La terapia Gestalt, al enfatizar el continuo de la conciencia de uno mismo y del mundo, se convierte en una forma (Tao) de la vida y de sentir la experiencia propia. No es analítica e intenta integrar a la personalidad fragmentada o dividida. Para ello, se sirve de un enfoque no interpretativo que tiene lugar en el aquí y el ahora 1.

Casi todas las actividades de la Terapia Gestalt consisten virtualmente en vivencias denominadas experimento de conciencia dirigida. Perls define un experimento como:

Una observación especial que sirve para confirmar o desaprobar algo dudoso, realizada bajo condiciones determinadas por el terapeuta; un acto u operación que tiene el fin de descubrir algún principio desconocido o efecto, verificarlo, establecerlo o ilustrarlo con la prueba 2.

La meta que se persigue al utilizar estos experimentos es que el paciente descubra los mecanismos que utiliza para alienar una parte de su propio proceso y por lo tanto evitar el “darse cuenta” de sí mismo y de su medio. Todas las reglas y sugerencias dadas en Terapia Gestalt están diseñadas para ayudar al cliente a descubrirse y no han sido planificadas para modificar su actitud o conducta específica en él.
El experimento prototipo consiste en decir al paciente que inicie una serie de frases comenzando así: “Aquí y ahora me doy cuenta de…”3,4,5. El terapeuta a su vez motiva el desarrollo del experimento preguntando al cliente: “¿Dónde se encuentra Ud. Ahora?”, “ ¿Qué es lo que usted siente ahora?. Cuando el paciente hace preguntas, estas son traducidas por el terapeuta aproximadamente de este modo: “Ahora Ud. Se da cuenta de los maravilloso…” Cuando el paciente trata de evitar las instrucciones del terapeuta esto se traduce más o menos así: “Ahora me doy cuenta de que deseo parar”.
Las variedades de estos experimentos básicos son ilimitadas. Los experimentos se organizan en series graduadas de tal forma que cada paso enfrenta más al paciente con la situación. En cada experiencia terapéutica el paciente puede intentar llevar a cabo nuevas conductas, las cuales serían experimentadas con grandes dificultades en su medio ambiente natural.
En psicología generalmente el control del experimento y la observación de sus datos son realizados por el psicólogo. En Terapia Gestalt el psicólogo planifica el experimento; sin embargo comparte el control y la observación con el mismo paciente. La conducta externa fenomenológica es recibida directamente por el psicólogo; La interna, sin embargo, es percibida sólo pro el paciente. La relación que tienen entre sí estas dos partes (conducta externa e interna) con la configuración total se convierte en el foco de atención del encuentro. Se puede ver la Terapia Gestalt como un proceso que enfoca los despliegues consecutivos de conductas simultáneas internas y externas. Como en cualquier otro experimento, los resultados indican la dirección a seguir en nuevos experimentos. Cuando el paciente es capaz de experimentar y vivenciar sin ayuda del terapeuta, la psicoterapia concluye.
Ciertos aspectos de los experimentos del aquí y ahora necesitan ser conocidos, como el concepto funcional del “aquí” y el rol que juega la observación de la conducta total del paciente, y la diferencia existente entre la introspección y la conciencia dirigida. Todo ello ayudará al lector a comprender los fundamentos teóricos y la aplicación de técnicas que utiliza la Terapia Gestalt.
El ahora es un concepto funcional que se refiere a lo que el organismo está haciendo en ese preciso instante. Lo que el organismo hizo hace cinco minutos no es parte del ahora. El acto de recordar un acontecimiento de la infancia es el “ahora”; con esto quiere decirse que el en el recuerdo o la memoria existe el “ahora”. Perls indica que el pasado existe como una precipitación de funciones previas 6. El futuro existe como un proceso presente, por ejemplo, en el planificar, la esperanza y la angustia. La orientación temporal exclusiva o única en uno de los tres tiempos (pasado, presente o futuro), el aislamiento de cada uno de ellos de los otros, o la confusión de los tres, son signos característicos de los trastornos severos de la personalidad 7. Los experimentos de Terapia Gestalt operan en el “aquí” y el “ahora” en sentido funcional.
Virginia Satir, en su libro Terapia Familiar Conjunta, al referirse a las técnicas que ella utiliza con las familias considera que situar el proceso de intervención en el aquí y el ahora hace disminuir enormemente el puente existente entre las interacciones que se observan y las relaciones inferidas o interpretadas.
La observación es el corazón de la experimentación en Terapia Gestalt. La observación se concentra en el significado que tiene el evitar “darse cuenta”; lo alienado o inaccesible que está el cliente. Cuando el paciente muestra incongruencias prestando únicamente atención a un aspecto de su comunicación total y no a otro más importante de la misma, se le comunica. Otras veces el contenido verbal es incongruente con el tono de voz empleado y la postura corporal que mantiene el paciente; en esas situaciones el terapeuta llama la atención al paciente haciéndose ver como éste vive su proceso.
Enright al respecto escribe:

Esta tendencia a limitar lo verbal al presente es posible solamente porque en Terapia Gestalt escuchamos la comunicación total en lugar de lo estrictamente verbal. El pasado relevante está presente aquí y ahora; si no en palabra, en alguna tensión, corporal y atención que puede ser trasladada al consciente. Es imposible sobreefatizar la importancia de este punto. Una terapia únicamente verbal que se sitúe en el aquí y el ahora sería irresponsable y desastrosa. Es solamente el esfuerzo agresivo, sistemático y constante que conduce a la comunicación total del paciente, a su darse cuenta, lo que permite una concentración radical en el aquí y el ahora 8.

Escuchar la comunicación total requiere el uso activo de los sentidos del terapeuta, como hemos dicho repetidas veces en este libro; la Terapia Gestalt no es interpretativa. En su trabajo el terapeuta sus observaciones de sus inferencias, enfatizando las primeras. Se comienza observando lo obvio. Lo que es obvio es frecuentemente ignorado por los pacientes y terapeutas. Sin embargo los signos que comunica el paciente al mirar, sonreír, estrechar la mano, son conductas obvias y a menudo tienen más significado que los saludos ritualísticos verbales.
El lenguaje corporal es una parte importante de la observación. Los síntomas físicos son tomados muy seriamente y son considerados como una comunicación más exacta del sentir emocional del paciente que su propia comunicación verbal, Simkin 9 llama a estos síntomas físicos “botones reales”. Experimentando con una parte de y luego con la otra de un conflicto específico, el paciente inevitablemente emitirá el lenguaje corporal, la verdadera señal, cuando establezca contacto con el aspecto del conflicto que es su anti-self 10.
Pedir al paciente que exagerar un movimiento o gesto puede dar como resultado el surgimiento de un descubrimiento importante para él. Un excelente ejemplo es el facilitado por Enrigth:

Un hombre estreñido, sobreinhibido golpea con su dedo en la mesa mientras que una mujer del grupo está hablando. Preguntando si desea decir algo sobre acerca de lo que relata la mujer, niega que le interese, y continúa golpeando con le dedo. Entonces le pido que intensifique los golpes, más fuerte y con vigor hasta que se de cuenta de lo que está haciendo. Su rabia aparece y en uno o dos minutos comienza a expresar su desacuerdo con la mujer y dice que ella es exactamente como su esposa 11.


Sin la observación sensitiva es imposible practicar el enfoque experimental en psicología. Una de las contribuciones de Perls a la metodología d la psicoterapia descansa en reemplazar la interpretación con la observación de la conducta y la experimentación. EL terapeuta Gestalt, como ha sido dicho repetidas veces, no interpreta; observa y diseña experimentos dirigidos hacia una persona que vive en la situación terapéutica como lo haría cuando se trata de otros contextos sociales.
Los experimentos de conciencia de la Terapia Gestalt no significan lo mismo que la introspección12,13. En la introspección el organismo es dividido entre un segmento que está observando y otro que es observado.

Cuando Ud. Hace introspección, “piensa” en Ud. mismo. Esta forma de retroflexión es tan universal en nuestra cultura que una gran parte de la literatura psicológica simplemente considera que cualquier intento para aumentar la auto-conciencia debe necesariamente conllevar la introspección. Esto definitivamente no es el caso, aunque probablemente sea cierto que alguien que hace estos experimentos comience la introspección 14.

Observarse a sí mismo en acción y eventualmente observarse a sí mismo como acción es una introspección inadecuada. La introspección es dualista y estática. Más aún, reduce el “darse cuenta” corporal que es posible lograr solamente por medio de los receptores sensoriales; en cambio, es especulativa. Después de todo existen varias entradas sensoriales disponibles a los receptores internos; el organismo puede permitir su paso al conciente o puede apartarlos de la conciencia. Esto facilita datos de observación disponibles para el organismo y no para el experimentador; éste puede solamente interferir lo que uno observa.
La formulación de Perls ofrece una alternativa a la introspección titcheriana, al conductismo y al psicoanálisis. Las auto – observaciones internas son de gran valor, aunque algunas veces no son exactas. La dificultad en la fidelidad y validez de la observación interna no es tan marcada como la fidelidad y validez de la inferencia en los asuntos privados.
Perls se dio cuenta de esta dificultad y de la facilidad con que incluso un observador bien entrenado podía contaminar la observación la observación fenomenológica con la inferencia. Esto lo condujo a enfatizar la necesidad de separar la observación sensorial de la inferencia cognoscista. Perls no preguntaba a sus pacientes nada que fuera dirigido a sus procesos cognitivos (inferencia e imaginación), sacrificando para ello los procesos sensoriales (observación, empleo de los sentidos). Además:

(…) la estrategia general de la Terapia Gestalt no depende de la exactitud de lo que reporta el paciente de sí mismo. Simplemente le decimos, en efecto, que se siente y que comience a vivir; después vemos dónde y cómo fracasa 15.


La observación del terapeuta mientras el paciente relata su darse cuenta puede proporcionar algunos datos para verificar la observación interna; lo que existe internamente en un organismo es generalmente reflejado, de alguna forma, por su conducta externa.
Los experimentos de la Terapia Gestalt vuelven siempre a los datos sensoriales primarios de la experiencia. Por ejemplo, como hemos dicho, no se pregunta el “porqué” de una conducta; en su lugar el terapeuta se centra en el “que” y el “cómo”. “Que” y “cómo” proceden de la observación exacta; el “porqué” conduce a la especulación. Lo obvio, lo concreto y los procesos fisiológicos son enfatizados en Terapia Gestalt; desafortunadamente todo ello a menudo es olvidado en la psicología clínica.
Separar la observación de la inferencia, con énfasis en la primera se aplica tanto a los procesos internos como externos. Se trata de descubrir la experiencia que esta representada por un relato específico fenomenológico del paciente, como en el siguiente ejemplo mencionado por Levitsky:

T: ¿De que toma Ud. conciencia ahora?
P: Ahora me doy cuenta de que estoy hablando. Veo a los otros en la sala. Puedo sentir tensión en mis hombros. Me doy cuenta de que me pongo ansioso cuando digo esto.
T: ¿Cómo experimenta Ud. la ansiedad?
P: Oigo mi voz temblando. Mi boca se seca.
T: ¿Se da cuenta de lo que están haciendo sus ojos?
P: Ahora me doy cuenta de que mis ojos miran a otro lado.
T: ¿Puede Ud. tomar responsabilidad al hacerlo?
P: Sí, me doy cuenta de que lo estoy mirando a Ud.
T: ¿Puede Ud. ser sus ojos ahora? Relate el diálogo que establecerán.
P: Soy los ojos de Mary. Encuentro difícil mantener la mirada. Los tengo siempre saltando (…) 16.

Los resultados de esta clase de observación y experimentación han confirmado la observación original de Perls en el sentido de énfasis que se pone en la razón. Simkin dice:

En todos los casos que he visto hasta ahora, la gente espera que la psicoterapia indique un desequilibrio entre las tres formas primarias de experimentar. La mayoría de los pacientes que he visto – y esto parece corresponder a la mayoría de los pacientes que he visto por mis colegas- son dependientes del intelecto y han sobreenfatizado abiertamente su desarrollo, en el “pensar acerca” de la forma de experiencia. La mayoría del tiempo, esta gente establece contacto con los procesos del pensamiento y sus experiencias se relacionan con la fantasía (deseo – predicción) del futuro. Poco frecuentemente son capaces de establecer contacto con su emociones o sentimientos y muchos de ellos están también sensorialmente incapacitados, ni ven, ni oyen, ni saborean, etc 17.


La mayoría de las psicoterapias existenciales sitúa la importancia en le encuentro interpersonal existencial. La Terapia Gestalt no es una excepción: en ella el encuentro “yo – tú” en el “aquí” y el “ahora” se considera como la cápsula central de la psicoterapia. En tiempo y espacio la Terapia Gestalt localiza ambos los experimentos en la conciencia dirigida y los encuentros, en el aquí y ahora. Hemos dicho anteriormente que la interrelación terapéutica es como una relación bilateral yo – tú, tal como ha sido presentada por Martín Buber.

Los participantes en un encuentro existencial funcionan sobre un modelo de auto-actualización. Según este modelo existe un continuo que va desde la manipulación a la actualización, El actualizador trata a cada ser humano como un fin en sí mismo. (un “Ud.”) y no como un significado (un “esto o eso”); el manipulador se controla a sí mismo y a los otros como a cosas, o permite que le controlen como si él fuera una cosa. El actualizador expresa sus emociones o sentimientos directamente a la gente cuando estos surge; el manipulador juzga, se retira, vive exclusivamente en una sola dimensión temporal. El manipulador no confía en su sistema organísmico autorregulatorio natural; en consecuencia, depende del sistema regulatorio moralístico de la sociedad y no de su propio soporte.

El paciente neurótico llega a recibir psicoterapia con este patrón característico de soporte manipulativo. Frecuentemente desea establecer en la sesión su propia dirección lo que le equivale a manipular al terapeuta. Por deseo propio o accidente algunos terapeutas acceden a esas manipulaciones. Así mismo el reforzamiento selectivo por medio de señales aprobadas con la conducta del terapeuta es una forma de condicionamiento; por lo tanto es manipulativo y no actualizador. Los pacientes que miraban a Perls para buscar su aprobación la encontraban intensamente manifestada por vía del contacto visual y su actitud general, aunque sin señales evidentes de aprobación o desaprobación. Todo eso desconcierta a los pacientes que buscan la manipulación y constituye un ejemplo del uso clínico adecuado de la frustración. El terapeuta Gestalt no da soporte a un paciente que es débil para dárselo él mismo. Sin embargo le hace “ver” con su interés, su conducta y sus palabras que se preocupa por él, él comprende y le escucha. Los observadores de la Terapia Gestalt que no han tenido anteriormente un encuentro diádico interno con un terapeuta Gestalt, algunas veces pierden de vista la intensidad y el clima afectivo que implica soporte “real”, ofrecido por la mayoría de los terapeutas de la Gestalt, mientras al mismo tiempo rechazan “fríamente” el dirigir o responsabilizarse por el paciente.

Algunos psicoterapeutas existenciales, entre ellos Carl Rogers, niegan la importancia de las técnicas en psicoterapia, enfatizando en su lugar los encuentros. Walter Kempler 18, un terapeuta Gestalt experiencial, es uno de los que mantiene la posición de terapeuta como – persona en la intervención con familias:

Sobre estos dos mandamientos descansa la psicoterapia experiencial con familias: La atención a la interacción presente como pauta central de toda la toma de conciencia e intervenciones y la implicación de la persona total del terapeuta contribuyendo con un impacto personal en las familias con las que trabaja (no solamente con un paquete de artimañas llamadas habilidades terapéuticas) mientras que algunos terapeutas siguen estos fundamentos, en la práctica actual existe una tendencia a no querer comprometerse con ese compromiso 19.


Kempler ofrece varios ejemplos verbatim de sus intervenciones no – técnicas 20,21,22,23. Otros son ofrecidos por Shostrom 24. En el siguiente ejemplo, Kempler se irrita con un paciente que durante una sesión ha estado lamentándose sobre su esposa y sobre él mismo.

P: ¿Qué puedo hacer? Ella me interrumpe siempre.
T: (Sarcásticamente, para provocarlo) Pobrecito, arruinado por esa terrible señora que está ahí sentada
P: …
T: Ud. esta lamentándose y no puedo soportar ver a un hombre como un castillo lamentarse de los demás
P: (firme) Le digo no se que hacer.
T: ¿Cómo que Ud. no sabe? (Ofreciendo y al mismo tiempo embrujando) Ud. sabe también que si Ud. quiere quitársela de sus espaldas lo único que tiene que hacer es decirle que se vaya a l diablo y sentir lo que dice. Esto es una cosa que Ud. puede hacer en lugar de estar quejándose.
P: Yo no acostumbro hablar así a la gente.
T: Entonces es mejor que se acostumbre…
P: Yo no se si Ud. esta equivocado con lo que esta diciendo.
T: ¿Y que le parece lo que le estoy diciendo?
P: No sé. No me gusta la forma en que Ud. esta dirigiendo esto.
T: Tampoco a mí la forma en que Ud. se lamenta.
P: Debe haber una forma más amistosa que ésta.
T: Seguro, lloriquear.
P: … (Finalmente rabioso) le voy a decir lo que pienso; Ud. no va a decirme a mí que decir… ¿Qué le parece eso? (se frota las manos).
T: Me gusta mucho más que oírlo lloriquear. ¿Qué dicen sus manos?
P: Que les gustaría golpearle a Ud. en la nariz 25.

La Terapia Gestalt no excluye ni las respuestas del terapeuta a nivel personal, ni las respuestas técnicas, si todo ello sirve APRA que el paciente tome conciencia. La cita que sigue refleja las actividades típicas de un terapeuta Gestalt:

Si el paciente habla con monotonía y mirando hacia el suelo y yo empiezo a aburrirme, le puedo preguntar si se da cuenta del tono de su voz y qué es lo que esta buscando en el piso. También puedo ayudarle a que tome conciencia de que se aísla comentando que encuentro difícil oírlo de esa forma en todo caso me mantengo alejado de la “interpretación”: “Ud. intenta aburrirme”. Esto puede ser cierto aunque lo que me interesa es que si es así lo descubra él por sí mismo, sentando un modelo de responsabilidad, comenzando con lo que yo se que es cierto: que encuentro difícil oírlo cuando me habla así 26.


El terapeuta Gestalt mantiene su derecho de independencia en la relación “yo-tú”. Esa independencia puede ayudar a eliminar el reforzamiento del terapeuta a la conducta que es disfuncional, y permite que el terapeuta ofrezca al paciente autosoporte, que sea autodirectivo en su enfoque y en consecuencia utilice un modelo de autoactualización. Esto se logra solamente si se mantiene una observación cuidadosa del paciente y la toma de conciencia ya mencionada.

Aunque en Terapia Gestalt se permite al terapeuta ser espontáneo, éste se autoempeña en incrementar el “darse cuenta” del paciente, utilizando para lograr este objetivo las técnicas de experimentación. Perls sostenía que podía interrumpir cualquier encuentro puramente verbal sin asistencia experimental (…)27. Independiente de dónde Perls pensara filosóficamente acerca de los modelos en las relaciones interpersonales, como terapeuta, él defendía el descubrimiento por el paciente mismo, usando sus propios sentidos, mientras mantenía para fines experimentales la relación “yo – tú”, en él “aquí y el ahora”. El objetivo de tal encuentro guestáltico es descubrir e incrementar el “darse cuenta”; no está diseñado para lograr la catarsis. Si la expresión es honesta generalmente no se interfiere con ella. Puede ser fomentada como un útil de aprendizaje; sin embargo no es reforzada para ser utilizada, una droga de agresión.


Se puede cuestionar si el terapeuta, al retener sus respuestas internas y al concentrarse en llevar a cabo experimentos para el paciente, no va en contra del modelo de relación “yo – tú”. La posición gestáltica es que el terapeuta establece contacto directo con el paciente, con sus sentidos, estando alerta al proceso, incrementando el “darse cuenta” del paciente. Un terapeuta Gestalt competente debe ser capaz de darse cuenta de sus emociones y sentimientos internos a medida que éstos surgen y expresarlos en forma espontánea cuando lo decida o desee. No existe en Terapia Gestalt algo preconcebido en contra de expresar los sentimientos a un paciente. En general, a moral (“debe”) es “darse cuenta”; el control o la expresión de los sentimientos queda a discreción del individuo. Relacionado con la cuestión de respuestas “técnicas” versus “humanas”, está la cuestión de influir en la elección de los valores en la vida del paciente. Como hemos señalado existe una actitud gestáltica que va en contra de tomar una posición en los asuntos morales del paciente. El terapeuta Gestalt puede comunicar lo que siente en el “aquí y ahora”, o comunicar algo referente a sus propios valores, si esto sirve para incrementar el “darse cuenta” de que dispone el paciente. Esto no es percibido como un medio para inculcar valores:

En lo que se refiere a la comunicación del terapeuta con sus pacientes de sus propios valores, mi experiencia clínica indica que esto puede ser útil siempre que se prevenga al paciente de no hacer uso de una tal información para evitar encontrara su propia identidad por imitación. Enfatizo que mi forma de hacer frente a los problemas de valores debe ser tomada solamente como punto de referencia para obtener perspectiva, compara y no imitar. Como una regla técnica general refuerza y enfatiza las experiencias de auto-diferenciación en terapia (…) y los procesos de sobreidentificación. Considero que el crecimiento proviene de la “identificación con”, un proceso transitorio, mientras que la auto-actualización, por medio de la “diferenciación de”, es un modo a largo plazo de vivir en forma auto-asertiva 28.

Los principios gestálticos y las técnicas utilizadas pueden verse más concretamente tratándolos como técnicas específicas o vivencias. Estas vivencias se aplican tanto en el trabajo individual como en el grupal con el objetivo de que el cliente llegue a descubrir subproceso y sensibilizarlo al darse cuenta.

Algunas de estas técnicas son las siguientes:

El diálogo: Cuando se descubre que existe una desintegración en la persona del terapeuta sugiere a ésta que experimente tomando cada parte del conflicto, una a una, haciendo un diálogo entre ellas. Esto puede hacerse en todos los casos en que se observa una disociación o desintegración, por ejemplo cuando existen dos partes en pugna: la agresiva y la pasiva. También se puede establecer el diálogo con otra persona que es significativa para el paciente y está ausente. En este último caso el cliente lleva a cabo un diálogo cuando siente a la otra persona presente. Algunas veces también el diálogo se establece entre diferentes partes del cuerpo, por ejemplo la mano derecha con la izquierda.
Un conflicto interno es algo que generalmente se origina por la lucha que mantienen dos fuerzas; el top-dog y el under-dog. La mayoría de la gente se identifica con el Top-dog. El under-dog controla con la pasividad, da pretextos, excusas, y lucha para que el top-dog no obtenga lo que desea. En el esquema terapéutico de diagnóstico de Shostrom (1968)se mencionan los diferentes tipos de manipuladores que están derivados en el conflicto top_dog/Under-dog, descubrimiento original de Fritz Perls.
Este conflicto puede actuarse como un diálogo abierto entre ambas apartes de una persona. A menudo, este diálogo comienza con un análisis semántico de las palabras y frases tales como “porque debido…”, “sí, pero…”, “yo no puedo…”, “voy a intentarlo”, “voy a tratar de…”. El diálogo entre dos partes se puede facilitar utilizando la técnica de la “silla vacía”; es conveniente tener en cuenta que Zinder advierte sobre los peligros que implica el uso mecánico de la “silla vacía”. Cuando el terapeuta la utiliza debe tomar su tiempo para que el paciente defina sus dos partes, en las que una es él mismo y la otra puede ser un padre introyectado.

Hacer la ronda: Mientras se realiza un trabajo individual con alguien del grupo, a menudo surge como figura un tema que implica también otras personas del grupo. De tal forma que la persona puede estar imaginándose lo que las otras piensan de ella o puede tener un sentimiento determinado acerca de algún miembro del grupo. En estas situaciones el terapeuta puede sugerir a esa persona que haga la ronda y que comunique sus fantasías o imaginaciones a cada miembro del grupo. Los encuentros espontáneos y auténticos que surgen durante estas rondas son tratados como se trata cualquier otro encuentro.

Asuntos inconclusos Cualquier Gestalt incompleta es un asunto inconcluso que requiere su cierre o resolución. En general estos asuntos inconclusos tienen la forma de sentimientos o emociones no resueltos e inexpresados. Los pacientes que se someten a Terapia Gestalt con motivados para experimentar con asuntos inconclusos, para que se den cuenta de que éstos están inconclusos. Cuando el asunto es un sentimiento no expresado a uno o varios miembros del grupo se pide que exprese sus sentimientos o emociones directamente.
Los gestálticos hemos encontrado que los resentimientos son los sentimientos más frecuentemente no expresados. A menudo en los Talleres estos resentimientos se enfrentan con la comunicación verbal que está limitada, a frases que comienzan con estas dos palabras: “Yo resiento…” o “Me disgusta…”.

“Yo asumo responsabilidad”: La Terapia Gestalt considera la conducta de la persona, sus sensaciones, sus sentimientos o emociones, y su pensamiento como algo que le pertenece, como su única responsabilidad. A menudo ciertas personas disocian estos actos usando el lenguaje de “esto”, utilizando la voz pasiva, etc. Una técnica para lograr que la persona tome conciencia de que es ella la que decide su propia conducta es añadir después de cada oración: “… y yo me hago responsable”.

La proyección: Cuando una persona se imagina que otra tiene hacia ella un determinado sentimiento o prejuicio se le pide que compruebe si eso no es una proyección, experimentando con sentirse ella misma con ese sentimiento o prejuicio. A menudo la persona descubre que ella tiene el mismo sentimiento que ve en los otros, y que además tiene y rechaza el mismo prejuicio que desaprueba en los otros. Otra técnica es vivenciar la misma proyección. En este último caso una persona emite una oración caracterizando a otra persona; después se le pide que realice el rol de la persona que está caracterizando.

Invertir roles: Cuando el terapeuta considera que la conducta de una persona indica evitamiento de un impulso latente, puede pedir a dicha persona que haga el rol opuesto al que ha estado realizando. Para tal efecto a un cliente super-sumiso y dulce puede pedírsele que actúe como si fuera rebelde y agrio.

Contacto/separación: El escapar “del aquí y ahora” es tratado experimentalmente; al cliente no se le pide que no “escape” de la realidad, sino que se dé cuenta de cuándo y cómo él “escapa” o se “ausenta” y cuándo y cómo mantiene el “contacto”. A menudo a una persona o a un grupo se le pide que cierre los ojos y se “ausente”. Después, quedándose con el continuo de “darse cuenta”, la persona o grupo relata su experiencia. El trabajo continúa hasta que la persona o grupo vuelve “al aquí y ahora”, habiendo cumplido con su necesidad de “ausentarse”.
El ensayo: La reacción de una persona ante su grupo es en sí misma una fuente valiosa de material terapéutico: La persona que teme manifestar sus emociones al grupo es ayudad para que relate su fantasía y lo que ocurriría si revela al grupo lo que siente. Un mecanismo usado frecuentemente es ensayar internamente un rol social futuro. La escena que asusta anticipadamente revela el temor de que el nuevo rol no será bien ejecutado. El “darse cuenta” del ensayo del propio rol, el no prestar atención mientras otro está en escena, y la interferencia con la espontaneidad pueden ser incrementados por las vivencias del grupo al relatar el “darse cuenta” de ensayar y compartir los ensayos. Algunos fenómenos que se relacionan con estas vivencias, como criticar a alguien que no está presente, son tratados en forma similar.

La exageración: Los pequeños movimientos y gestos ligeros pueden sustituir y bloquear la verdadera toma de conciencia de los procesos afectivos. El terapeuta, al observar los movimientos del cuerpo del cliente, los reporta para que se dé cuenta de ellos. Uno de estos experimentos consiste en pedir a la persona que repita y exagere un movimiento determinado. Esto incrementa la percepción del medio que utiliza el cliente para bloquear la toma de conciencia. Un ejemplo de este bloqueo y la aplicación de la técnica de exageración fue citado cuando no referíamos al hombre inhibido que en un taller golpeaba con sus dedos.

“Puedo ofrecerte una frase”: Cuando el terapeuta estima que existe un mensaje equívoco y poco claro, puede construir una oración con ese mensaje y preguntar al cliente si desea decirla en voz alta, repetirla; en síntesis, que se de cuenta de cómo le suena.

“Naturalmente” y “es obvio que”: Frecuentemente las personas fracasan al tener que usar sus sentidos y confiar en ellos. Como resultado pierden o se les escapa lo obvio, buscando en los otros el soporte de sus comunicaciones. La primera de estas situaciones se enfrenta haciendo que el cliente construya una frase que comience con: “es obvio que”. La segunda o búsqueda de soporte de la comunicación verbal, puede ser enfrentada experimentalmente haciendo que la persona añada al final, de cada oración: “…naturalmente”.

Puede Ud. quedarse con sus emociones: Al reportar el “darse cuenta”, los clientes rápidamente vuelan o escapan de los sentimientos de frustración. A menudo el terapeuta pide a su cliente que se quede con esa emoción, que mantenga el continuo del “darse cuenta”. El enfrentar este dolor psíquico es una necesidad para salir del callejón sin salida.

La Terapia Gestalt es también efectiva cuando se aplica en su modalidad de Terapia de Familia y en su forma conyugal. La familia como una totalidad o Gestalt, y asimismo los miembros de la familia, asisten a la psicoterapia con asuntos no resueltos o inconclusos, con una toma de conciencia incompleta, y con resentimientos inexpresados, entre otras cosas. Las mismas técnicas que se utilizan en otros grupos guestálticos se aplican en la Terapia de pareja y de familia. Los Talleres con parejas ofrecen grandes posibilidades terapéuticas; en estos talleres es posible que un esposo descubra que no percibe a su esposa tal y como ella es, que se dé cuenta de que tiene un concepto idealizado de esposa, que no corresponde a lo que ella es en carne y hueso. Lo mismo puede ocurrir con la esposa, naturalmente.
Las vivencias terapéuticas con parejas son una extensión de las doce técnicas que hemos descrito. Como ejemplo se puede pedir a los integrantes de la pareja que se pongan uno frente al otro y que por turnos se digan frases que comiencen con: “Estoy resentido(a) contigo…”. Esto puede ser seguido de “lo que aprecio en ti es…”. Existen otras posibilidades, como “Siento rencor por ti porque…”, “Me estoy quejando de…”, “Me disgusta de ti…”.
Construir frases que comiencen con “Veo…” acentúa el descubrimiento del proceso. El énfasis se sitúa en el aquí y ahora; en el yo y tú, y en descubrir el significado que tiene el evitar la experiencia inmediata. El trabajo con parejas enfatiza el descubrimiento de los bloqueos, al darse cuenta que impone la naturaleza del propio encuentro conyugal.
Walter Kempler ha logrado excelentes resultados en trabajos con la familia completa, enfatizando la comunicación de sus propios sentimientos y emociones como terapeuta. Ha usado esta técnica como el experimento más importante de su intervención terapéutica con las familias.

1. Perls, F. “Explorations in Human Potentialites, Escalesn Institute, paper, p. 5
2. Perls, F.et. al., Gestalt Therapy Excitement in the Human Personality, New York, Julian Press, p. 14 New York , Deil, 1965; New York, Bantaman, 1977.
3. Enrigth, J.B., “Introduction to Gestalt Techniques”. Fagan and Shepherd.
4. Perls, F., Ego, hunger and aggression.
5. Perls, F., et. Al. Gestatl Therapy.
6. Perls, F., Ego, hunger and aggression. P. 575.
7. Shostrom Englewood Cleefs, New Jersey, Prentice – Hall, 1972; New York Bantaman, 1974.
8. Enrigth, J.B., “Gestalt Therapy in interactive groups”1972.
9. Simkin, J. S. Mini- lectures in Gestalt Therapy,1974
10. Ibid., p. 3
11. Enrigth, J.B., “Awareness training in the mental health professions,p. 3-4.
12. Perls, F., Ego, hunger and aggression.
13. Enrigth, J.B., “Gestalt Therapy in interactive groups”1972.
14. Perls, F., Ego, hunger and aggression.
15. Enrigth, J.B., Enlightening Gestalt : Waking up from the night – mare, 1980.
16. Levitsky, A., “Contributions of Gestalt Therapy to the practice of hypnosis”, 1969.
17. Simkin, J. S. Mini- lectures in Gestalt Therapy,1974
18. Rogers, C., Grupos de Encuentro:1970.
19. Kempler, W., “ Experimental, psycotherapy with familias”Family process
20. Kempler, W., Internationa Journal of group Psychotherapt.
21. Kempler, W., Family process
22. Kempler, W., Gestalt therapy ,1973
23. Kempler, W., “Gestalt training methods”
24. Shostrom, Man, the manipulator: the inner journey from manipulation to actualization.
25. Kempler, W., “ Experimental, psycotherapy with familias”
26. Enrigth, J.B., Enlightening Gestalt
27. Perls, F. Therapy Gestatl Verbatim
28. Simkin, J. S. Mini- lectures in Gestalt Therapy,1974


.....................................................................

CAPÍTULO VIII.

PRACTICAS SUPERVISADAS, VIVENCIAS GUESTALTICAS
Y CARACTERÍSTICAS DEL TERAPEUTA GESTALT.




A. ESTRUCTURA DE LAS PRÁCTICAS.

Este capítulo ilustra la forma en que se lleva a cabo la formación del terapeuta guestáltico, participando como observador, como terapeuta y cliente.
Estas notas corresponden a la experiencia derivada de los vursos que imparto en la Universidad de Costa Rica en este campo de la Terapia Gestalt.

Para los observadores.
· Llegue a la hora indicada.
· Tome nota de lo percibido. De esta forma la retroalimentación estará basada sobre la observación.
· Determine, si lo desea, qué es lo que el facilitador de turno desea que ud. observe en la sesión (meta del aprendizaje), antes de iniciar la misma.
· Sea claro, preciso y conciso en sus comentarios.
· Retroalimente solamente uno o dos puntos del aprendizaje por ejemplos específicos de la sesión que deben sostener sus razonamientos.
· No diga todo lo que sepa.
· No dé ninguna retroalimentación al cliente.
· No diga al facilitador cómo habría dirigido Ud. la sesión o lo que él debería haber hecho.
· No sea sobercargado en su retroalimentación.

Para los facilitadores.
· Use su propia autoevaluación, la retroalimentación recibida que ya ha trabajado para indicar a los observadores en qué desea que se centren o que faciliten la retroalimentación que le van a dar más tarde.
· Si desea que diferentes observadores observen diferentes aspectos de su trabajo, dígalo al comienzo de la sesión.
· Haga su trabajo en el presente (aquí y ahora).
· Ponga atención al contenido y al procesos, enfatizándo este último.

Tiempo.
* Comience y termine a la hora asignada. Es importante la hora; si la primera sesión comienza más tarde de lo acordado reducirá el tiempo de la siguiente. Tendremos varias sesiones de prácticas. Por lo tanto, cada uno de Uds. Deben ser facilitador y otra observadores. Los restante serán observadores.
* El facilitador de la sesión es el responsable de determinar la misma a tiempo. Si sobrepasa el tiempo acordado dedicada a la retroalimentación.
· Cada sesión será de 10 minutos, con otros 10 minutos de retroalimentación.
· Una vuena secuencia de retroalimentación sucede después de finalizar la sesión el facilitador y su cliente dan sus comentarios sobre la misma.
· Después los observadores ofrecerán su retroalimentación posteriormente el facilitador que supervisa hará comentarios sobre el trabajo realizado y el facilitador de turno, pudiendo dar observaciones sobre la retroalimentación dada por los otros.

PROGRAMA DE FORMACIÓN:

COMO DAR Y RECIBIR RETROALIMENTACIÓN EFECTIVA.

Algunos principios generales.

Para los observadores
Tomar una cosa a la vez y focalizar en ella. No sobrecargargue los comentarios del que la recibe. En otras palabras, establezca prioridades al momento de la retroalimentación, en términos de lo que sería más eficaz (en un estadio determinado del proceso) para el facilitador que recibe la retroalimentación. Con el tiempo, estas prioridades pueden cambiar, dado que el comienzo, medio y el final del proceso significan diferentes situaciones para el facilitador y su cliente. Pregunta al facilitador si hay algo especial que le gustaría que Ud. Observase.
Emita datos observados, fenomenológicos, no emita juicios. Por ejemplo puede decir: “El cliente entró en el tema cuando dijo....., y de cuando.... en esos momentos pareciera que el facilitador estaba tomando las notas”. En lugar de decir: “Deberías haber..”, diríjase al facilitador como fuente de información preguntando: “¿Qué es lo que pasaría cuando...? “ o: “¿Qué es lo que te estaba pasando cuando...?” o “Esto es lo que estabas pensando cuando...?”. Esto le permitirá hacer uso de la experiencia del facilitador, más que de su propia interperetación.
Ayude al facilitador a clarificar lo que está pasando y encuentre el punto desde donde el facilitador pueda a prender algo. Por ejemplo: el cliente miraba y actuaba confundido con las instrucciones del momento que le diste. Podías haber tomado más tiempo para que él trabajara, o: “¿Qué es lo que intentabas hacer cuando...?”, “¿Cuál era el tipo de resistencia emergente?”.
Aprecia las diferencias existentes entre Ud. y el facilitador que está observando. Póngase Ud. mismo en su lugar y comunique a facilitador la retroalimentación de tal forma que él pueda asimilarla.

Para quienes reciben la retroalimentacion (Facilitadores)

Ustedes pueden aprender mucho sobre Ud. mismo si toma en cuenta la forma en que recibe y lo que hace con el proceso de retroalimentación. ¿Cuáles son sus puntos sensibles? ¿De dónde provienen? ¿Cuáles son sus contratransferencias? Una persona es “sensible” cuando actúa a la defensiva, ofrece explicaciones, da justificaciones, etc.
¿Es Ud. capaz de hacer que el otro sepa lo que él mismo necesita? Por ejemplo: “Me cuesta comprender lo que dices cuando a menudo empleas el “debería” sin embargo te oigo bien cuando me mencionas otras opciones disponibles para mí”. ¿Puede Ud. servirse de la retroalimentación de modo que ésta sea recibida de una forma que sea eficaz para usted?
¿Puede usted tomar la responsabilidad de tener debilidades?

Algunas formas productivas de que el facilitador reciba retroalimentación.

Ponga su ego a un lado durante unos minutos y oiga Ud. lo que le dicen; puede no estar de acuerdo con lo que oye. En todo caso, oiga lo que oiga, acomódelo en un lugar conveniente y compruebe si es así Usted puede recibir más material similar en sesiones futuras, puede examinar si lo mismo que le dicen ocurre en su vida cotidiana, puede discutirlo con otros. L Use todo para su crecimiento personal. Degústelo, mastíquelo, escupa lo que no le sirva y asimile para su organismo lo que considere digestivo para usted. Después deje que corra el proceso. La sabiduría de su organismo hará que éste retenga lo qu Ud. necesita y lo que le alimente, eliminando el resto.


Algunas formas no-productivas de recibir retroalimentación.

1. Tragarse todo (estar siempre de acuerdo) y tomarlo indiscriminadamente. Debería saber que esto ocurre cuando se está confundido y por lo tanto, inseguro.
2. Proyectar, estar en completo desacuerdo, racionalizar o justificarse. En estas situaciones, usted se sentirá dolido, colérico e incomprendido.
3. Retroflectar. Haciéndose ud. a sí mismo lo que desearía hacer a los otros, se sentirá decaído, sin valor. Pensará que se equivocó de carrera y se sentirá también dolido e incapaz de darse cuenta de que usted puede llegar a actuar de una forma diferente.
Seguidametne se describen 13 sesiones de Terapia Gestalt con el mismo número de temas, incluyendo la última sesión de cierre guestáltico. Esta planificación de las prácticas ofrece una idea de cómo organizar sesiones por temas, con objetivos conductuales para el cliente, el facilitador y los obsrvadores en cada una de las sesiones. Las sesiones pueden ser aumentadas tomando un mayor número de temas o dedicando más de una sesión a los temas aquí señalados.

SESIÓN
TEMA
CLIENTE ( C )
FACILITADOR (F)
OBSERVADORES
I
Darse cuenta
Haga o diga lo que le parezca. Nunca puede decir nada incorrecto como cliente.
Reporte lo que ve en el C., tomando en cuenta los signos fenomenológicos y lo que va pasando dentro de Ud. mismo. Preste atención a lo que está pasando; el proceso.
Anote las observaciones del trabajo que realiza el F. Y examine si corresponde ó no a lo que se ve.
II
Ciclo de la experiencia
Dialogue con el sobre el tema que les interese a los dos en el momento presente.
Ibid.
Observe siguiendo el ciclo de la experiencia y detecte las interrupciones, las resistencias y los puntos de bloqueo en ambos: F y C.
Reporte a ambos (F y C) sus observaciones.
III
Polaridades, paradojas y teorías del cambio.
Comunique todo lo que a Ud. le parezca que es figura en el aquí y el ahora.
Comparte con el C. los signos fenomenológicos observados en él. Ayúdele a identificar polaridades haciéndole tomar conciencia de las contradicciones e incongruencias entre lo que él dice y lo que él hace. Comente con el C. sobre todo esto.
Anote cómo el F. Cumple con la tarea solicitada en esta sesión y cómo se basa para ello en los signos fenomenológicos observados, dejando a un lado la interpretacion.
IV
Incrementar el proceso de darse cuenta.
Haga o diga lo que le parezca
Comparte su darse cuenta externo con el C. incremente en el C. el proceso interno de darse cuenta o la toma de conciencia.
Manténgase atento a las intervenciones del F. Comparta con él y con el grupo el impacto que sus propias observaciones tienen sobre Ud.
V
Metáforas, fantasias.
Sea y haga lo que le gustaría se y hacer. Dése el lujo de ser.
Experimente y comunique a su C. el proceso de darse cuenta, sirviéndose de metáforas y/o fantasías.
Observe cómo y cuando el F. Hace uso de metáforas y/o fantasías que tiendan a aumentar o incrementar la energía del C.
VI
Proyecciones e introyecciones
Comunique lo que es figura para Ud., pensando en tres personas que fueron significativas para Ud. en sus primeros años de vida. Reporte al F. Una sola cosa que aprendió de cada una de estas tres personas. ¿En qué parte de su cuerpo Ud. localiza cada una de ellas?
Comunique al C. las proyecciones e introyecciones que sean evidentes. Ayúdele a identificarlas y exagerarlas.
¿Cómo el F. Ayudó al C. en la identificación de las proyecciones e introyeccioens? ¿Se mantuvo el F. En los signos fenomenológicos?
VII
Soporte personal
Lo que emerja para Ud. como figura o tema en ese momento.
Observe y reporte cómo el
C. se da soporte a sí mismo “apoyándose” en su respiración y en la postura corporal que mantiene en la silla.
Dése cuenta de cómo el C. obtiene soporte con su respiración y cuerpo. Reporte acerca sus propias emociones internas.
VIII
Soporte interpresonal.
Comunique al F. Lo que Ud. quiere de él, en forma de soporte interpersonal. Por ejemplo: “Deseo de ti que solamente me escuches”, “Quiero que me digas que piensas de...”, “Quiero que me aclares sobre este asunto”.
Evalúe el soporte requerido por el C. a la luz de la dimensión bipolar poco/mucho.
Observe cómo el F. Clarifica lo que le pide el C. y el efecto que tienen las respuestas que éste le da de “sí” o “no”, en el proceso total de lo que le pide C.
IX
Sueños.
Relate al F. El último sueño que Ud. recuerde.
Dé instrucciones al C. para que éste comunique su sueño en presente, reviviéndolo como si lo estuviera soñando en ese preciso instante, sintiendo lo que esta verbalizando.
Retenga los elementos importantes del sueño con los cuales Ud. decide “trabajar”. Haga que el C. reviva algunas de las partes del sueño que Ud. considere importantes para lograr la integración de su personalidad.
Utilice, si lo desea, la técnica de la silla vacía para que el C. establezca contacto con las partes alienadas de su personalidad que emergen en el material onírico.
Tome nota verbatim de algunos de los puntos más significativos del trabajo del F. Ejemplo: ¿Cómo el F. Logró integrar algunos elementos del sueño en la personalidad del
C?
X
Tema emergente.
Comente sobre situaciones actuales de su vida que desee compartir.
Determine y comunique al C. el tema que corresponde a los signos fenomenológicos que Ud. oye y ve. Observe situando comunica el tema básico del momento recibe la aprobación del C.
Céntrese en la frase qu determina el Tema, el uso de los signos fenomenológicos y si el F. Obtiene o no la aprobación del C.
XI
Retroflexión.
Comunique al F. Una de sus retroflexiones más comunes.
Sitúe al C. en el presente y ayúdelo a que sienta la experiencia que relata. Incremente o exagere la retroflexión que hace el C.
Anote y reporte los resultados obtenidos con el C. en las exploraciones realizadas por el F.
XII
Experimento.
Determine el tema y sugiere al F. Llevar a cabo un experimento relacionado con dicho tema.
Atienda a la estructura total de experimento respetando los siguientes pasos:
* verbalice claramente al C. en qué consiste el experimento que le sugiere;
* reciba la aprobación del C. para llevarlo a la práctica;
*verifique la necesidad de evaluar el experimento hacia arriba o hacia abajo,
*chequee cuando es le momento de hacer el cierre.
Siga los siguientes pasos:
Observe la habilidad del F. Para mantenerse dentro de la estructura del experimento descrito:
Observe la habilidad del F. para determinar el tema y sugerir un experimento.
XII
Cierre de las prácticas.
Hable sobre lo que es figura para Ud. en relación con la experiencia de estas prácticas de Terapia Gestalt, enfocando el proceso total práctico/ didáctico.
Preste atención al proceso del C. y trabaje para facilitar el cierre, la despedida, la separación, la asimilación. Preste atención a su propio proceso interno de darse cuenta.
Determine el efecto que tienen las intervenciones del F. Sobre el C.}
Ponga atención en el efecto que pueda tener el proceso del F. En lo que le reporta el C.

2 comentarios:

Carlos G.P. dijo...

Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
“Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos...
Los alumnos van resolviendo los enigmas, que el maestro propone de una forma singular. La clase es una creación de todos. El aprender se transforma en una aventura.
Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón, sin que las creencias les limiten “
Su título es: “Veintitrés maestros, de corazón – un salto cuántico en la enseñanza-“. En él se plantea un modelo educativo que se basa en descubrir la fuerza interior.
Hoy puede ser ciencia ficción...tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
Creo que su sensibilidad va en la misma dirección que la mía. Por eso, me atrevo a enviale* mi libro en versión digital. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar...hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
Carlos González
P.D Mi blog es: www.ladanzadelavida12.blogspot.com
* El libro se puede descargar en mi blog

Dani dijo...

Antecedentes
Artículo principal: Causas de la Segunda Guerra Mundial
Las causas de la Segunda Guerra Mundial más inmediatas al estallido de la misma son, por una parte, la invasión a Polonia por parte de los alemanes, y los ataques japoneses contra China, los Estados Unidos de América y las colonias británicas y holandesas en Asia. La Segunda Guerra Mundial estalló después de que estas acciones agresivas recibieran como respuesta una declaración de guerra, una resistencia armada o ambas por parte de los países agredidos y aquellos con los que mantenían tratados. En un primer momento, los países aliados estaban formados tan sólo por Polonia, Gran Bretaña y Francia, mientras que las fuerzas del Eje consistían únicamente en Alemania e Italia, unidas en una alianza mediante el Pacto de Acero.[1]

A medida que la guerra progresó, los países que iban entrando en la misma (al ser de forma voluntaria, o al ser atacados) se alinearon en uno de los dos bandos, dependiendo de su propia situación. Ese fue el caso de los Estados Unidos y la URSS, atacados respectivamente por Japón y Alemania. Algunos países, como Hungría, cambiaron su alineamiento en las fases finales de la guerra.[2]

En Europa
Artículo principal: Hechos anteriores a la Segunda Guerra Mundial en Europa

Expansión de Alemania de 1935 a 1939Durante la elaboración del Tratado de Versalles, se presentó el problema de la compensación que Alemania debía pagar a los vencedores. El Reino Unido obtuvo la mayor parte de las colonias alemanas en África y Oceanía (aunque algunas fueron a parar a Japón y a Australia). Por su parte, Francia, en cuyo suelo se desarrolló la mayoría de los combates del frente occidental, recibió el pago de una gran indemnización y la recuperación de Alsacia y Lorena, que habían sido anexadas a Alemania por Otto von Bismarck tras la Guerra Franco-prusiana en 1870.[3]

En el Imperio ruso, la Dinastía Románov había sido derrocada y reemplazada por un gobierno provisional que a su vez fue derrocado por los bolcheviques de Lenin y Trotsky. Después de firmar el humillante Tratado de Brest-Litovsk, los bolcheviques tuvieron que hacer frente a una guerra civil, que vencieron, creando la URSS en 1922. Sin embargo, ésta había perdido enormes territorios por haberse retirado prematuramente de la guerra. Estonia, Letonia, Lituania y Polonia resurgieron en el mapa a partir de una mezcla de territorios soviéticos y alemanes tras el tratado de Versalles.

En Europa Central, nuevos estados aparecieron tras el desmembramiento del Imperio austrohúngaro: Austria, Hungría, Checoslovaquia y Yugoslavia, que además tuvo que ceder territorios a la nueva Polonia, a Rumanía y a Italia.

En Alemania, la visión popular del Tratado de Versalles era muy negativa: bajo su cobertura legal se había desmembrado el país, la economía alemana se veía sometida a pagos y servidumbres a los Aliados considerados abusivos, y el estado carecía de fuerzas de defensa frente a amenazas externas, sobre todo por parte de la URSS, que ya se había mostrado dispuesta a expandir su ideario político por la fuerza. Esta situación percibida de indefensión y represalias abusivas, combinada con el hecho de que nunca se llegó a combatir en territorio alemán, hizo surgir la teoría de la Puñalada por la espalda, la idea de que en realidad la guerra se podía haber ganado si grupos extranjeros no hubieran conspirado contra el país, lo que hacía aún más injusto el ser tratados como perdedores. Surgió así un gran rencor a nivel social contra los Aliados, sus tratados, y cualquier idea que pudiera surgir de ellos.